Fuera de un entorno de oficina más tradicional, la fuerza laboral que teletrabaja siente la necesidad de mantenerse conectada. Para los mejores gerentes, establecer tales conexiones se está convirtiendo rápidamente en una nueva prioridad de su gestión.

Quienes trabajan fuera de la oficina puede que, en primera instancia, disfruten de su independencia y espacio, pero en algún punto, la necesidad de estar en contacto con los gerentes y directores se hace latente. Tampoco no es raro ver a empleados independientes que desempeñan sus funciones en cafeterías o espacios de coworking, para sentirse más acompañados.

El auge del teletrabajo ha llevado a que sea materia de ley. El Congreso tramita actualmente un proyecto de ley que lo regula. Por ejemplo, la iniciativa distingue el trabajo a distancia del teletrabajo, según Emol.com.

De acuerdo con Victor Lipman, autor de un artículo publicado en Forbes.com que habla sobre la importancia de que los gerentes y ejecutivos desarrollen la habilidad de mantener y fomentar un vínculo con sus equipos, para muchos empleados remotos, trabajar desde el hogar es un lujo que les permite compatibilizar sus labores y la familia. Pero para otros, la oportunidad de trabajar de forma remota puede ser una experiencia solitaria e insatisfactoria.

Al respecto, Lipman cita un estudio reciente de Randstad USA que analiza los rasgos de liderazgo necesarios para el futuro. La investigación sitúa en lo más alto de su lista la «capacidad de mantener a las personas conectadas y comprometidas».

La comunicación, por supuesto, siempre ha sido una habilidad de gestión crucial. Ante este escenario cada día más común, es exponencialmente más importante y las organizaciones gravitarán hacia estilos que se ajusten a sus culturas. Por ejemplo, un estudio realizado por Fieldwork Consultores junto a Samsung Electronics Chile descubrió que “el 85% de los entrevistados tiene algún grupo laboral en WhatsApp y para ahondar más en este ítem, en promedio, los entrevistados tienen 3,7 grupos relacionados al trabajo en esta aplicación de mensajería instantánea”.

Asimismo, los riesgos de no comunicar y el aislamiento son considerables. Según un estudio publicado en Harvard Business Review, “dos tercios de los trabajadores remotos no están comprometidos y más de un tercio nunca se da tiempo cara a cara con su equipo, pese a que más del 40% dijo que ayudaría a construir relaciones más profundas”. En este contexto, puede influir negativamente en la rotación laboral de una organización. “El estudio también encontró que los trabajadores remotos tienen menos probabilidades de permanecer en su empresa a largo plazo. Solo el 5% se ve siempre o muy a menudo trabajando en su empresa durante toda su carrera, en comparación con casi un tercio que nunca trabaja de forma remota”.

Por otra parte, el teletrabajo podría afectar la “salud ocupacional y bienestar”, según el informe “Efectos positivos y negativos del teletrabajo sobre la salud” elaborado por la Biblioteca del Congreso Nacional. El texto añade que estos efectos pueden depender de factores como “la edad, el género, las características personales, la relación con las jefaturas”, entre otros. Al respecto, el texto consigna que «es necesario explorar aún más» los efectos de esta modalidad. 

Pese a lo anterior, no es sorprendente que algunas organizaciones hagan esfuerzos considerables, aumentando los presupuestos para llevar periódicamente a los trabajadores remotos a sus oficinas, para reemplazar el aislamiento con la conexión. Una encuesta de Gallup citada por la Harvard Business Review, encontró beneficios definitivos cuando los “trabajadores lejanos” podían ingresar a la oficina de una empresa al menos una vez por semana. «Estos trabajadores remotos informan una tasa de participación ligeramente más alta», señaló el artículo, «pero lo más importante es que eran más propensos a decir que tenían un mejor amigo en el trabajo». En resumen, estos trabajadores se integraron más felizmente en sus organizaciones.

A medida que pase el tiempo, las diferentes compañías sin duda encontrarán diferentes maneras de mantener a sus personas conectadas. Los mejores gerentes serán creativos al respecto, reconociendo que establecer tales conexiones se está convirtiendo rápidamente en una nueva prioridad de gestión.

 

Fotografía: Pexels.